skip to Main Content

Sarah por fin se siente en control después de perder 80 libras

Lea como asistir a nuestro programa de control del peso y trabajar con un asesor de bienestar le ayudó a Sarah a perder 80 libras y bajar su A1C. ¡Ahora se siente mucho más joven que la edad que tiene!

Al igual que muchas otras personas, Sarah experimentó uno de los momentos más difíciles mientras estaba sentada en un avión esperando para despegar. Lo recuerda con dolor. “No podía abrochar el cinturón de seguridad y me daba mucha vergüenza pedir un extensor, así que sufrí durante todo el vuelo”.  En esa época, los viajes eran una parte importante del trabajo de Sarah, por lo que sabía que era algo a lo que seguiría enfrentándose.

Poco después del vuelo, decidió asistir a una sesión de introducción de Life 180, la versión a base de vegetales y alimentos no procesados de Healthy Balance, el programa de control de peso de Kaiser Permanente de un año de duración.  Sarah ya había completado antes el programa Healthy Balance, pero recuperó peso después de dos lesiones en las piernas que la obligaron a usar bastón. Además de los numerosos viajes por motivos de trabajo, dejó que estos obstáculos afectaran sus objetivos de pérdida de peso.

Durante la sesión de introducción de Life 180, el médico de medicina de emergencia de
Kaiser Permanente Baldwin Park, Taekchoon Joseph Lee, compartió su propio proceso. El Dr. Lee perdió 50 libras siguiendo una dieta a base de vegetales y alimentos no procesados y le apasiona el trabajo en conjunto que hacen los médicos y los pacientes para cambiar sus estilos de vida a fin de evitar y curar enfermedades crónicas. La transformación personal del Dr. Lee renovó su pasión en su trabajo como médico. “Aprendí que la hipertensión, la diabetes tipo 2 y la enfermedad de la arteria coronaria son reversibles si se tratan las causas principales con una alimentación a base de vegetales y alimentos no procesados, ejercicio y manejo del estrés. Esto me dio una perspectiva sobre la práctica médica en la que mis pacientes pueden curar sus enfermedades sin necesidad de tecnología costosa en forma de píldoras y procedimientos, sino con decisiones simples sobre el estilo de vida”, agregó.

Sarah había perdido peso antes, pero aún no se sentía segura de su futuro. Pensaba: “¿Por qué esta vez será diferente?” Sin embargo, la historia del Dr. Lee la conmovió y pensó que si a él le había funcionado, a ella también. Así que se inscribió en Life 180 y, casi de inmediato, todo encajó. Se sintió mejor con el programa y empezó a comer alimentos nuevos que nunca antes había considerado, como garbanzos, lentejas y tofu. “Kaiser Permanente me brindó mucho apoyo durante mi proceso con Life 180”, recuerda. Los talleres abarcan temas como planes de alimentación, ejercicio, alimentos detonantes, manejo del estrés y sueño, desarrollo de la confianza, lectura de etiquetas y más.

Sarah también asistió a un taller de Kaiser Permanente para cocinar vegetales y alimentos no procesados. Sintió que sus papilas gustativas cambiaban. “Después de no consumir azúcar, pude apreciar mejor el sabor de la fruta y lo deliciosos que son los camotes.” Gran parte de lo que la mantuvo motivada fue el apoyo del grupo en las sesiones semanales. “Aunque a veces ciertos factores pueden ser difíciles en nuestras vidas, en el salón de clase (y después, en línea) pudimos interactuar con otras personas y compartir nuestras historias”.

Cuando Sarah adoptó su nuevo estilo de vida, bajó de peso y los resultados de sus análisis de sangre mejoraron. “Cuando comienzas con Life 180, te hacen análisis para saber cómo te está funcionado el programa. Mi nivel de A1C era de 6.9, y al final del año, era de 5.1″. La prueba de A1C es un análisis de sangre que se usa para diagnosticar prediabetes y diabetes. Un nivel normal de A1C es inferior a 5.7.

La segunda parte del programa Healthy Balance (la versión original y la versión de Life 180 a base de vegetales y alimentos no procesados) es una serie de llamadas con un asesor de bienestar personal. Sarah dice que su asesor la apoyó durante estos meses y considera que eso ha sido clave para mantenerse en el camino. Empezó a caminar, aumentando poco a poco sus objetivos y ahora puede caminar sin problemas 5 millas al día.

Un año después de comenzar su proceso, Sarah perdió 80 libras y su nivel de A1C se mantiene en el rango normal. A veces, incluso ella se sorprende. “Una vez dije que jamás podría dejar de comer carne… pero aquí estoy. ¡Mi nivel de energía es fantástico! Me sorprendí a mí misma y no me arrepiento”. Al reflexionar sobre el último año y ver las fotografías de ese tiempo, ve a una persona que estaba estancada.

“Simplemente iba a aceptar que esa era mi vida como persona mayor. ¡Ahora, me siento mucho más joven que la edad que tengo!”

El proceso de Sarah concluyó recientemente, durante un viaje para celebrar su cumpleaños. En el avión, ¡se alegró al descubrir que podía abrocharse el cinturón de seguridad con 10.5 pulgadas de sobra!

 

*Las fotos muestran modelos, no participantes reales del programa.

Back To Top
Copy link
Powered by Social Snap